lunes, 7 de febrero de 2011

Centrífugas de aceite; la importancia de su instalación en los Motores Diesel

El aceite es la sangre del motor; un aceite limpio es esencial para que un motor opere eficientemente durante su vida útil.

Es importante monitorear y analizar algunos contaminantes que se producen con el funcionamiento de los motores diesel porque son las causas raíz de la degradación prematura del aceite, de la emisión de gases contaminantes a la atmósfera y también de las posibles fallas del motor.

El hollín es un sub-producto natural de la combustión y existe en todos los aceites de motor diesel en operación.

Después de la contaminación por tierra, no hay nada peor para el motor que la producción de partículas sólidas en la combustión.

También tendremos en cuenta que los problemas son más marcados cuando existen combinaciones de contaminantes, tales como alta concentración de hollín con glicol, o alta concentración de hollín con dilución por combustible.

Aunque la presencia de hollín es normal y esperada en la operación de un aceite de motor, la concentración y el estado del hollín pueden ser anormales.

Una vez que el hollín ha contaminado el aceite, su efecto sobre los aditivos provoca que el poder de dispersión se deteriore rápidamente y que las moléculas del aditivo anti-desgaste sean absorbidas por las superficies del hollín dejándolas imposibilitadas para proteger los componentes del motor.

Cuando el nivel de hollín consume el dispersante del aceite, las partículas se aglomeran y forman lodo reduciendo el flujo del aceite, tapando el filtro y causando la abertura de la válvula de alivio de presión, liberando toda la suciedad retenida. El lodo también se acumula en toda la superficie del motor, reduciendo la transferencia de calor al aceite y al aire.

El hollín es hasta 98% carbón, empezando con partículas de 0.03 micrones. El dispersante del aceite trata de mantenerlas separadas para que no dañen las piezas. El hollín es como una lija fina para el árbol de levas donde existe alta presión para abrir las válvulas. También llena las ranuras de los aros atascándolos y se acumula en la corona de los pistones y la culata, haciendo subir la temperatura del motor.

La presencia de hollín puede crear un desgaste entre dos superficies deslizantes, como son los aros y la pared de la camisa de cilindro, por tanto, a mayor cantidad de hollín, mayor riesgo de desgaste.

Los aceites modernos tienen que trabajar más duro por más tiempo y soportar niveles más altos de contaminación. Para cumplir con dichos requerimientos son necesarios avances en la composición química de aceites y su tecnología de filtración.


Los motores tienen instalados de fábrica filtros de aceite de caudal completo y en algunos motores también tienen instalados filtros de caudal parcial (centrífugas de aceite).

Los filtros de caudal completo atrapan las partículas más grandes. Si el filtro de caudal completo se obtura, se abre una válvula para liberar la presión y permitir que el aceite sin filtrar y los desechos fluyan por el motor.

Los filtros de caudal completo rescatan partículas entre 20 y 30 micrones, mientras que los filtros de caudal parcial eliminan entre el 85 y 90 por ciento de las partículas entre 5 y 20 micrones.

Los filtros de desviación recogen sólo cerca del 10 por ciento del aceite (entre 7,5 y 11 litros por minuto) por vez y lo derivan a la centrífuga. Son capaces de retener partículas de apenas 2 micrones, lo cual es el tamaño menor que se puede medir con precisión. La mayoría de los sistemas de desviación limpian todo el aceite de un motor alrededor de cinco veces por hora.

Principio de funcionamiento

El aceite es bombeado a la centrífuga con la presión de la bomba de aceite. El rotor se llena completamente de aceite presurizado que después sale por dos toberas tangenciales opuestas ubicadas en la base del rotor. Esto causa la rotación del rotor a una velocidad de entre 6000 y 8000 rpm, con lo cual se crea una fuerza gravitacional 2000 veces superior a la fuerza de la gravedad.

Esto lanza las partículas contra la pared del filtro y las recoge en el platillo del rotor. Se forma una arcilla que se puede eliminar a intervalos de servicio regulares.

Para los motores o equipos que una centrífuga de aceite no viene instalada de fábrica, MANN+HUMMEL, sabiendo la importancia de la limpieza del aceite lubricante y siempre a la vanguardia de la tecnología y pensando en el beneficio para sus clientes, ha diseñado centrífugas de aceite que son reconocidas internacionalmente por una filtración superior en flujo parcial removiendo contaminantes del aceite lubricante de motores diesel.

La misma tecnología también puede usarse exitosamente en cajas de cambios, fluidos hidráulicos y otros fluidos industriales.

MANN+HUMMEL provee su tecnología de centrífugas para los siguientes sectores del mercado:

• Camiones
• Ómnibus
• Marina
• Equipos para generación de electricidad
• Maquinaria para la minería
• Locomotoras
• Construcción
• Agricultura
• Fluidos Industriales
Los Beneficios de Instalarlos

• Aceite más limpio
• Extensión de la vida útil del aceite
• Prolongación de los intervalos de mantención
• Reducción del desgaste del motor
• Mejora de la mantención preventiva a largo plazo
• Reducción de costos de mantenimiento
• Corte de costos de desechos
• Reducción de tiempo de paros de vehículos/motores/maquinaria por mantención
• Ayuda a una combustión limpia y buen rendimiento
• Rápido retorno de la inversión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Subscríbete a Máquinas de Barcos vía email

Escribe tu dirección de correo:

Delivered by FeedBurner